Skip to Content

El masajeador para rostro de Skinesis by Sarah Chapman es The Facialift, que ha conquistado a Liv Tyler

El masajeador para rostro de Skinesis by Sarah Chapman es The Facialift, que ha conquistado a Liv Tyler

Sus 48 nódulos de masaje esculpen, tonifican, reafirman e iluminan el rostro imitando el famoso facial Skinesis.

Sarah Chapman explica: “Mis clientes me suelen preguntar cómo pueden recrear los movimientos tan característicos del facial Skinesis en su propia casa, así que decidí crear esta herramienta inteligente para que pudieran disfrutar de este masaje donde quieran y cuando quieran. The Facialift lleva el ritual de belleza a otro nivel.  Lleva 8 cabezales únicos, compuestos por 48 nódulos de masaje que son capaces de imitar cada uno de los suaves golpecitos, pellizcos y movimientos de nudillos que hacen de Skinesis uno de los faciales más in de Londres, por eso no es de extrañar que la celebrity Liv Tyler haya caído rendida a esta Beauty tool, aunque no ha sido la única, Jennifer Aniston, Victoria Beckhman o Megan Markle, también lo tienen en su casa. Sus resultados son indiscutibles: una piel más firme, esculpida, tonificada, oxigenada y luminosa, gracias a su capacidad para drenar las toxinas y reducir la hinchazón.

Sus beneficios son: Libera la tensión muscular, especialmente de la mandíbula; remodela, esculpe, tonifica y reafirma; estimula el flujo sanguíneo aportando luminosidad; ayuda a disminuir la hinchazón a través del drenaje linfático y mejora el contorno de la mandíbula; su uso regular previene brotes de acné en la zona de la mandíbula.

El protocolo recomendado es de utilizarlo de día o de noche y sirve para todo tipo de pieles. Las pasos a seguir para una buena utilización son: Colocar The Facialift sobre la barbilla, y deslizar presionando ligeramente haciendo que se mueva a lo largo de la mandíbula y llegando hasta la zona inferior de la oreja;  Deslizar The Facialift, presionando ligeramente, desde la mejilla hacia la oreja. Una vez tratada esta zona, no se recomienda subir The Facialift más arriba del hueso de la mejilla ya que la zona del contorno ocular es muy delicada; Deslizar The Facialift, presionando ligeramente, por ambos lados del cuello. Intentando deslizarlo sin tocar la nuez para que el protocolo sea más placentero; Mantener los rodillos juntos y usar el disco plano situado en el mango, golpear suavemente todo el rostro y el contorno de los ojos para aumentar el flujo sanguíneo, con 30 segundos es suficiente.

Los tips de Sarah Chapman son: recomienda 6 repeticiones por zona: se puede aplicar el limpiador Ultimate Cleanse en la zona de la mandíbula y realizar un masaje con The Facialift para mantener a raya el acné y limpiar la piel en profundidad;  Utilizarlo de noche tras el tratamiento facial habitual para mejorar la penetración de los activos. También puede usarse tras la limpieza; por la mañana se puede despertar el rostro a base de ligeros golpecitos con el disco plano situado en el mango; Se debe limpiar con agua y jabón para su siguiente uso.

Montse Carreño, 01-Febrero-2021