Skip to Content

La boda de los besos

La boda de los besos

Luis Medina, fue el único representante español en la boda real del Año. La razón es la gran amistad que les une, la primera vez que se vieron con Magdalena, fue en Madrid, ella junto con unas amistades visitaron la capitán y el anfitrión para enseñarles la noche madrileña, fue Luis Medina, a partir de allí nació una gran unión entre ellos que les llegó a compartir diferentes momentos de su vida, incluso los más difíciles.

El día anterior a la Gran Boda, el novio, confesó que empezaba a sentirse nervioso. Era el pistoletazo de salida, la gran cena de gala que sus futuros suegros, los reyes de Suecia, ofrecieron a los 400 invitados que serían testigos del enlace con Magdalena. A la Princesa se la vio tranquila, espléndida, feliz y luciendo un espectacular vestido de Elie Saab, era su última noche de solteros.

Se celebró en el lujoso Hotel de Estocolmo con una cena de gala servida por el restaurante de dos estrellas Michelin que dirige el prestigioso chef Mathias Dahigren.

Poco antes de las 16 horas, desfilaban por la alfombra blanca todos los invitados al enlace, por protocolo la princesa heredera Victoria y su marido fueron de los últimos en hacer su entrada. Muy elegante con un vestido color maquillaje y espectaculares joyas, llevaba a su hija la princesa Estelle en brazos, que con permiso de los novios protagonizó algunos de los momentos más tiernos del gran día.

Mitad estadounidense y mitad británico, pero financiero de profesión, acompañado de su mejor amigo de la infancia, Cedric Notz, el novio llegaba con puntualidad, en su espera en el interior de la capilla era visible su gran nerviosísimo y emoción.

Precedida por sus pajes y damitas de honor y del brazo de su padre, Carlos Gustavo de Suecia, hacia su entrada al templo. Al borde de las lágrimas, el novio vio el vestido de la novia, creación de Valentino, de organza de seda, de color marfil, con encaje de chantilly en su parte superior y escote en la espalda y cuatro metros de cola. Escogió una tiara floral de la colección privada de la Casa Real, sobre una diadema de flores naturales de mirto, siguiendo la tradición iniciada por su bisabuela la princesa Margarita de Inglaterra; un regalo de su padre a su madre, con motivo de su decimo aniversario de boda.

Tal vez cuando tuvo a su futura esposa a su lado y le besó la mano se tranquilizó. La pareja protagonizó una ceremonia romántica y llena de momentos especiales, en la capilla del Palacio Real de Estocolmo y oficiada en ingles y sueco. La pareja quiso que la cantante del grupo Roxette, Marie Fredikson, cantase una balada, un momento romántico de la velada y que los novios escucharon cogidos de la mano. Los novios en el altar se intercambiaban sus primeras miradas de complicidad y gestos de cariño. Las hermanas de los novios leyeron las primeras lecturas. El intercambio de anillos, con la sonrisa de la princesa Magdalena dio paso a un tímido beso de Chris. El primero de la pareja como marido y mujer. El artista sueco, Peter Jöback entono una canción que tiene especial significado para ambos “La primera vez que vi tu cara” de Roberta Flack, aquí volvió a vérsele emocionado.

Cuando salieron de la capilla para saludar al pueblo, se dieron varios besos, mientras se escuchan los 21 disparos de las salvas en su honor al nuevo matrimonio. Después los novios volvieron a entrar, saludaron a sus familiares y se dirigieron al palacio de Carruajes, desde dónde salió la carroza tirada por caballos dando inicio a su recorrido por la capital sueca.

La calesa, construida en Estocolmo en 1900, llevó a los recién casados hasta el embarcadero de Riddarholmen donde les esperaba el s/s Stockholm, un barco que fue construido en 1931 como correo real y que hoy, renovado y con sus mejores galas, era el encargado de llevar a los recién casados al palacio de Drottningholm, donde se celebraba el banquete nupcial y les esperaban sus invitados.

Un largo y maravilloso viaje por el rio a la hora del atardecer. Primero se bajaron sus familiares y luego los novios, en la escalinata les esperaban todos los invitados para hacerse la foto de familia. Una gran boda propia de una gran historia de amor.

Montse Carreño, 8-Junio-2013

  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.
  • 08JUNIO2013 Boda de Magdalena de Suecia con Chris O’Neil. Foto: Agencia.