Skip to Content

Open de Australia, se merecían ganar los dos

Open de Australia, se merecían ganar los dos

Djokovic revalidó el título del Open de Australia al vencer a Nadal en una final memorable y agotadora por 5-7, 6-4, 6-2, 6-7(5) y 7-5 tras cinco horas y 53 minutos, el encuentro más largo en la Historia del torneo, con más de 39 minutos por encima de las semifinales de 2009, también con Nadal como protagonista ante Verdasco, y la final más extensa de un “grande”. El reloj de la pista se aproximaba a las dos de la madrugada cuando el actual número uno del mundo sumó su quinto Grand Slam, el tercero en Australia, igualando a Mats Wilander y a uno sólo de Federer y Agassi. Dejaron atrás las 4h.54min. del Wilander-Lendl del U.S.Open 1988.

El mallorquín le tuvo que dar la mano al serbio por séptima vez, al ser el campeón en otra final, pero nada tuvo que ver con las seis anteriores, jugadas el año pasado. Nadal pudo sentir que está en condiciones de ganarle, ya que estuvieron muy igualados, se pudo ver una lucha en la pista donde el triunfo y la derrota se fueron pasando de un lado a otro de la red. Los cerca de 15.000 aficionados que abarrotaron la Rod Laver Arena, vieron las nuevas armas que Nadal desplegó en el primer set, una raqueta con más peso, un saque más eficaz, una derecha todavía más efectiva y un revés cruzado letal. Pero Djokovic se plantó sobre la línea de fondo para desconcentrar a Nadal y apuntarse así los dos sets siguientes. Ya en el cuarto set con cuatro iguales, cayó una fina lluvia que obligó a suspender durante nueve minutos el juego para cerrar el techo corredizo. Novak no se enfrió pero el set fue para el español. Entonces empezó el quinto y definitivo, lo dieron todo, sabían que era el momento clave, iban igualados, pero estaban exhaustos,

tal vez cuando Rafa tiró fuera un fácil “passing” que le hubiera colocado a un punto del 5-2, hizo que se desmoronara, el serbio se creció y se apuntó el set y el partido.

En la posterior rueda de prensa, Djokovic, que ya suma cinco títulos grandes una Copa Masters y una Copa Davis, comentó:”Es la victoria más importante de mi carrera. Wimbledon lo es también  porque es el torneo que siempre soñé ganar, pero esto es increíble” y añadió “Desgraciadamente no puede haber dos ganadores, pero Rafa merecía también ganar esta noche. Los dos dimos absolutamente todo, así que diría lo mismo si estuviera aquí sentado como perdedor”.

Nadal declaró: “Es la final que he perdido que menos me ha dolido porque he hecho todo lo que he podido, he luchado, he competido de tú a tú con un jugador brillante y del que he estado muy cerca de ganar. Estoy feliz por eso”. Sobre su adversario dijo: “Es increíble cómo ha restado. Su resto es el mejor de la historia. Ahora es el mejor del mundo y veremos hasta dónde puede llegar”.

Montse Carreño, 29 de Enero de 2012.